sábado, 7 de enero de 2012

Android 2.3.3 Gingerbread para Samsung Galaxy S

Llevo unos meses utilizando esta versión de Android para mi Samsung Galaxy S (I9000) y voy a contaros lo que me gusta y lo que no me gusta de ella.

Estuve mucho tiempo esperando a que sacaran esta actualización para mi Samsung Galaxy S, así que cuando salió actualicé mi terminal de forma inmediata.

Lo que me gustó desde el primer momento fue que los menús parecían más agiles y que incluso las aplicaciones parecían ejecutarse más rápido. Además la batería parecía durar un pelín más (algo que en verdad había notado más intensamente cuando actualicé mi Samsung a la versión 2.2 de Android).

Como puntos negativos, y bastante negativos diría yo, tenemos los siguientes:

La conexión 3g que nunca me había dado problemas (más allá de las típicas y odiosas pérdidas de cobertura) empezó a fallar como una escopeta de feria

Cada vez que entraba en un sitio en el que mi terminal perdía un poco de señal mi conexión 3g se bloqueaba. Dejaba de emitir datos, tanto de subida como de bajada. Como el terminal no se recuperaba por si mismo al principio tenía que reiniciarlo (cosa muy molesta). Después de unos días con este problema y viendo que no podía reiniciar el móvil 50 veces al día (encenderse se enciende bastante rápido pero luego el terminal se tira su tiempo "organizando recursos") encontré una solución menos molesta que aún a día de hoy tengo que aplicar: activo el modo avión y lo desactivo. De esta forma recupero la conexión 3g y todo vuelve a la normalidad hasta que vuelvo a entrar en un lugar con poca cobertura.

Este problema puede deberse también al aumento de cobertura 3g que está llevando a cabo Movistar. El aumento más grande de los últimos años. Se supone que para dentro de unos meses todos los problemas de cobertura incluso en locales cerrados y aislados desaparecerán. Aunque a mí el problema me comenzó el día en el que instalé el Android 2.3.3, con lo cual podría ser incluso una mezcla de ambas cosas.

La conexión Wifi tarda varios segundos en ser funcional

Antes cuando me conectaba a una red Wifi a veces surgían problemas e incluso tenía que reconfigurar la conexión. Ahora ese problema ya no existe y siempre se conecta correctamente (punto a favor de Android 2.3.3 Gingerbread). Sin embargo una vez que se ha conectado hay un periodo de unos 15 segundos en los que el terminal no tiene conexión Wifi efectiva y no puedes hacer uso de la red (aunque veas el símbolito de Wifi en el terminal). Despué de ese tiempo todo va bien. Esto con Android 2.2 no ocurría.

El navegador se cuelga muchas veces

Navegar ahora con mi Samsung Galaxy S es una experiencia traumática a veces, ya que a la mínima el navegador se cierra porque sí (y cierra todas las ventanas abiertas, con lo que pierdes lo que estabas haciendo). La solución: volver a abrir la aplicación del navegador. Pero como tienes que volver a cargar lo que estabas haciendo el consumo de tráfico de datos aumenta muchísimo (hay veces que tengo que abrir el navegador 4 veces para ver una web). Problema gordísimo si estás usando una tarifa de datos limitada (100 megas a máxima velocidad por ejemplo, ya que gastas todos en recargar páginas).

También hay que decir que no se cuelga todo el tiempo. De ser así sería para tirar el terminal a la basura o reiniciar el terminal al software de fábrica. Por fortuna muchas veces podemos navegar sin problema alguno.

Conclusión

La verdad es que es la peor actualización que he visto de Android. Al menos para el terminal de Samsung que poseo. Los fallos del navegador son imperdonables, al igual que lo es el fallo de conexión 3g. Sólo mantengo esta versión por una mezcla de vagancia, miedo (hacer un downgrade a Android 2.2 no se si es posible, o al menos si se puede hacer sin muchos problemas) y esperanza (próximamente habrá una versión mejor que supuestamente arreglará mis problemas).

1 comentario: